Los secretos de la exfoliación

Pocos tratamientos de belleza resultan tan agradecidos como la exfoliación, capaz de conseguir una piel más lisa y suave en poco tiempo. Pero existen muchas y diferentes maneras de realizarla, y esta guía les ayudará a conocer mejor lo que pueden obtener de ella.

Los secretos de la exfoliación química
A diferencia de los sistemas mecánicos, los peelings químicos actúan deshaciendo los nexos de unión entre las células, lo que hace que se desprendan. Por ejemplo, éste es el efecto que tienen las cremas con alfahidroxiácidos (AHA's), enzimas o vitamina A, que por su acción de arrastre libera esas células muertas día a día. Cabe la duda sobre si una exfoliación excesiva puede dañar la piel. Según expone desde el C.E.R.I.E.S., centro de investigación asociado a los laboratorios Chanel, "la piel es un órgano con una increíble capacidad de regeneración, como demuestra el hecho de que a partir de un trocito de un cinco centímetros cuadrados de piel se pueda crear gran cantidad de piel nueva, como se hace en el tratamiento de quemados". Eso no quiere decir que podamos tratar la piel como si estuviera hecha de cartón. El departamento investigación y desarrollo de los laboratorios de Estée Lauder, avisa sobre el peligro de excederse. "Usar de forma diaria y constante productos con una concentración de ácidos similar o superior al 15% puede derivar en una fragilización de los capilares y problemas de hipersensibilización o cuperosis", dicen sus técnicos.

Lo que NO debe hacer:
  • Usar productos exfoliantes demasiado rugosos o con partículas irregulares, que arañen la piel.
  • Recurrir a productos que dejen la piel visiblemente irritada y enrojecida.
  • Exfoliar la piel recién depilada, quemada por el sol o con heridas.
  • Utilizar estos productos sin cuidado en piernas con problemas graves de circulación.
  • Aplicar cremas con ácidos en cutis muy sensibles o con problemas de fragilidad capilar o de rosácea.

    Lo que SI debe hacer
  • Insistir al exfoliar las zonas más rugosas del cuerpo, como tobillos y codos.
  • Acudir a un instituto de belleza para una exfoliación profesional si no está segura sobre la forma de realizarla correctamente.
  • Al exfoliar la cara, insistir en las aletas de la nariz y evitar la zona del contorno de los ojos.
  • Usar una exfoliante antes de recurrir al autobronceador, ya que el resultado será más uniforme.

    Más sobre: