Cremas exquisitas: ¿por qué cuestan lo que cuestan?

Así es el origen y el proceso de creación de un cosmético de lujo

Por hola.com
La fuerza del laboratorio
El corazón de las marcas se encuentra en sus laboratorios. Allí es donde se realiza, por un lado, la investigación básica para conocer los mecanismos de la piel. Además, la actividad biológica que sobre ella pueden tener determinados activos, sean de síntesis o de procedencia botánica. Este sinfín de pruebas, que se realizan in-vitro, son seguidas luego de otras para asegurarse que el producto permanece estable o que permanece libre de contaminación. Un trabajo exhaustivo que ocupan a numerosos científicos (cerca de mil en laboratorios como los Lauder y Clinique o Shiseido) y partidas importantes del presupuesto. Como explican de una importante firma, en voz baja y discretamente, "¡cuesta una fortuna mantener a los mejores y que no se vayan a la competencia!".

Los mil y un test
Las pruebas que se realizan a los productos son innumerables, pero sólo cuando las han superado se inicia el proceso de testado en personas. Si una sola vez, en cualquiera de los procesos, un producto o ingrediente provocara o fuera susceptible de haber causado la más mínima alergia, el producto o ingrediente queda automáticamente rechazado. En Shiseido, los tests se hacen durante 3 años antes de salir al mercado, y jamás se informa de un beneficio si no está probado científicamente.

El resultado final
Sólo entonces, cuando la marca sabe que su producto es inocuo a la vez que beneficioso y que realmente funciona, se inicia el proceso de marketing, una compleja labor para demostrar que esa crema de lujo es realmente un lujo para la piel. Pero esa es otra historia...