Cremas inteligentes

Vanguardia cosmética al servicio de la piel

Por hola.com
Lo último: efecto botox
Punteras en esta avanzadilla de cremas inteligentes son los cosméticos con el conocido como "efecto botox", en referencia a esta sustancia que tan popular se ha hecho en la medicina estética. El botox o toxina botulínica se inyecta generalmente en la frente, alrededor de los ojos y en el cuello, y al paralizar los músculos, evita las contracciones que acaban convirtiéndose en arrugas. También ha surgido una nueva familia de cremas que busca emular los efectos del botox. Parten de la base de que cada vez que reímos, hablamos, abrimos los ojos hacemos mil y un pequeño gestos que contraen la piel, un movimiento que, repetido una y otra vez, acaba marcando dejando su huella. Primero, en formas de pequeñas líneas. Después, como arrugas. Allí donde hay más gestualidad aparecen las primeras señales a partir de los treinta años: el contorno de los ojos, la frente y las comisuras de la boca. Y es que con cada contracción, los fibroblastos también se arrugan, y van perdiendo poco a poco su capacidad de volver a su posición inicial, es decir, de relajarse y alisarse de nuevo.

Olores que son amores
Actualmente, el aroma de una crema no es sólo cuestión de perfume. Los tratamientos más avanzados han bebido en las fuentes de la aromaterapia para incluir en sus fórmulas no sólo notas agradables, sino además, con propiedades que complementen la acción cosmética. Por ejemplo, las cremas de noche desprenden aromas relajantes que ayudan a eliminar tensiones y a facilitar el sueño, mientras que las de día a menudo se enriquecen con notas tonificantes y energizantes. Un lujo para absolutamente todos los sentidos.