Trucos para una piel más radiante

No faltan pequeñas artimañas para volver a poner en forma hasta la epidermis más agrietada. ¿El secreto? Constancia y buenos productos.

  • Cuando la piel está severamente seca, se puede tratar con una doble hidratación. Primero, se aplica un aceite corporal sobre la piel ligeramente húmeda de la ducha, y posteriormente, una vez haya penetrado, se hace una segunda aplicación de una crema hidratante, lo que ayuda a sellar aún más el agua y los lípidos. Eso sí, para qué nos vamos a engañar: ¡hay que esperar un buen rato antes de poder vestirse!
  • Para alargar la vida del color, se puede hacer una mezcla a partes iguales de after sun o de hidratante con autobronceador, lo que da un suave tono. Eso sí, después hay que lavarse las manos a conciencia.
  • No sólo conviene aplicarse crema tras la ducha: la noche, antes de acostarse, es un momento espléndido para hacerlo porque así se aprovecha la capacidad de regeneración de la piel.
  • Es conveniente usar after sun tras la exposición solar en vez de una hidratante, puesto que contienen activos reparadores, pero para una nutrición más intensa, es mejor recurrir a cremas relipidizantes o reafirmantes, con activos más ricos.

    Más vale prevenir
  • Los alimentos ricos en betacaroteno (zanahoria, remolacha, páprika) potencian el tono dorado del bronceado.
  • Los complementos nutricionales específicos para el bronceado ayudan a preparar la piel, especialmente si se toman desde al menos dos semanas antes de las primeras exposiciones al sol.
  • La hidratación interna es tan o más importante que la externa. No olvide beber al menos dos litros de agua al día, a ser posible entre comidas. Opte preferentemente por alimentos ricos en agua, como frutas y verduras.
  • Los rayos ultravioletas provocan una reacción de oxidación celular que puede ayudar a combatir con una dieta rica en antioxidantes como la vitamina E (mantequilla, aceites vegetales, frutos secos); la vitamina C (grosellas, guayaba, fresas, kiwis, pimientos, cítricos); el licopeno (presente en el tomate frito o cocido) o los taninos (vino tinto, té blanco, té verde).

    Reglas de aplicación
  • Generosa. Al menos veinte minutos antes de la exposición solar, hace falta extender una capa bien generosa de protector sobre la piel. Sólo así se asegura su total eficacia.

  • Exhaustiva. Cuidado con olvidarse siquiera de una sola esquinita del cuerpo: hay que extender el producto hasta bajo la ropa de baño, prestando especial atención a los pies (¡incluso entre los dedos!), las manos, los hombros, la nariz y las orejas.

  • Repetitiva. Hace falta reaplicar producto tras cada chapuzón largo o cada dos horas para asegurarse una protección total durante toda la exposición.

    Diccionario de términos
  • 'Waterproof' o a prueba de agua. Indica que la capacidad de protección del solar se mantiene hasta pasados 80 minutos en el agua.
  • Water resistant o resistente al agua. La protección se mantiene hasta 40 minutos de inmersión.
  • Resistente al sudor o sweatproof. La fórmula no se altera ni desaparece con el sudor, aguantando 40 minutos de transpiración abundante. Son muy recomendables para los deportes al aire libre.

  • Amplio espectro. Solares que protegen de la radiación UVB, causante del eritema o enrojecimiento, así como de los hasta hace poco más desatendidos rayos UVA.

  • No comedogénico. Que no causa comedones ni granitos.
  • Libre de PABA. No contiene filtros solares del tipo PABA que, siendo muy eficaces, pueden causar problemas de alergia en pieles sensibles.
  • Más sobre: