Los secretos de unas cutículas impecables

Seguramente las detestarás, pero las cutículas tienen una función protectora, por eso tendrás que aprender a convivir con ellas sin por ello dejarlas crecer libremente.

por hola.com

Seguro que ha oído mil y un veces que las cutículas no deben cortarse nunca, ¿verdad? La razón es que estos (a veces molestos) pellejitos tienen la función de proteger el lecho de la uña, su cuna y lugar de nacimiento, y, por tanto, su parte más frágil. Es decir, si elimina la cutícula, corre el riesgo de que la uña crezca mal o sea presa de cualquier infección oportunista. Actuando como un sello entre el dedo y la uña, la protege de infecciones y problemas, por lo que no debe eliminarse nunca a golpe de tijeretazo.

Para mantener la flexibilidad de las cutículas y evitar la formación de pellejitos, use crema de manos con frecuencia, insistiendo en las uñas y alrededores mediante un pequeño masaje. Una o dos veces por semana, use un gel quitacutículas para ablandarlas: tras su aplicación, basta con empujarlas y frotarlas suavemente con una toalla para mantener su buen aspecto. Si necesita retocarlas con la tijera, asegúrese de desinfectar antes las hojas con la ayuda de un algodón empapado en alcohol para reducir el riesgo de "padrastros" y molestias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie