Recogidos con un nuevo aire

Más allá de modas y modismos, los recogidos marcan la elegancia en el cabello.

En primer lugar, se puede conseguir un sensual y femenino moño en versión latina, caracterizado por quedar recogido en la nuca y enmarcar suavemente el rostro. El minimalismo deja paso a un glamour y a una sensualidad que ha brillado por su ausencia en las últimas temporadas. Reivindicamos el deseo de gustar y gustarse, de ver y ser vistos, de brillar con luz propia y divertirse con el peinado.

La otra opción son los peinados con mucho volumen y efecto desplumado, de aire muy juvenil. Partiendo de una cola de caballo realizada en lo alto de la cabeza, se cruzan los mechones, que deben quedar separados y con un aspecto ligeramente fibroso, marcando mucho las puntas.

Para no restar protagonismo al peinado, y a fin de evitar un conjunto recargado en exceso, el maquillaje se mantiene muy discreto, apenas acentuado por un toque de brillo en los labios.

Recogidos alternativos
¿Por qué no probar una de estas dos ideas? La propuesta de recogido gana protagonismo con una nube de purpurina, de aire muy juvenil, perfecta para las más innovadoras. El recogido alto estiliza las facciones, y el brillo de la purpurina hace innecesario cualquier joya. El maquillaje se mantiene discreto, aunque se puede jugar con tonos plata en los ojos, que dan un efecto metálico y muy moderno a la mirada.

Una sencilla melena puede adoptar un toque sofisticado y glamouroso con tan sólo marcas unas ondas con tenacilla a media altura, siendo una equilibrada combinación entre el pelo largo, siempre seductor, y los rizos, tan actuales esta temporada.

Más sobre: