En la variedad está el gusto (I)

No existe un único estilo, ni uno que sea mejor que otro. Cada mujer ha de elegir su propio camino, como su propio peinado. Basta con conocer las claves para adaptarse al mejor formato.

Con flequillos y a lo loco
Divertido, juvenil, algo travieso... es el flequillo, que vuelve a estar de moda. El aire moderno les viene dado por un efecto desplumado y muy movido que caracteriza a este nuevo flequillo. Como explica el peluquero y estilista Raúl González, "este estilo favorece mucho a las personas con la frente grande, y es perfecto para esa etapa intermedia que e produce cuando se está dejando crecer el pelo corto para convertirlo en melena". ¿Nuestro consejo? Aunque el flequillo se lleve largo, no permita que le impida la visión si no quiere ir de tropezón en tropezón hasta tener que usarlo para taparse un ojo a la funerala.

A veces destacado y marcando líneas en el rostro, y en otras ocasiones, oculto y fundido con el resto de la cabellera, pero muy presente: así es el flequillo, que se caracteriza por llevarse largo, lo que le aporta versatilidad. En esta melena larga se combina el aire años 60, que esta temporada rememora lo mejor del "swinging London", con la clásica melena larga y lisa. Eso sí, con una textura ligeramente esponjosa y marcando los mechones, algo que se consigue con las planchas de cerámica para alisar y el contraste de color para crear realce, finalizando con un toque de producto de acabado de medios a puntas.

Melenas de aire rockero
La moda no deja de echar la vista atrás, y el pelo no es una excepción. Una y otra vez, se recuperan looks de otros tiempos, aunque en versiones ligeramente actualizadas. Entre las propuestas más candentes se encuentran las que apuestan por melenas largas, ligeramente desfiladas, de aspecto suavemente enredado e informar y que enmarcan el rostro con flequillo, al estilo Penélope Cruz con claras reminiscencias de iconos de los años 60 como Marianne Faithfull o Jane Birkin, musas de una etapa de aires hippies y algo bohemios. El cabello se deja largo, muy largo, pero con capas alrededor del rostro para quitarle peso y no ocultar las facciones, y gracias al estricto flequillo, se mantiene el pelo fuera de los ojos. Este estilo se peina fácilmente con los dedos, sin cepillo, para darle un movimiento suavemente revuelto, dándole algo de volumen con una espuma de fijación suave o incluso con un sérum para puntas, tan necesario en las melenas largas.

En su justa mitad
El peinado con la raya en medio es un estilo que resulta especialmente favorecedor para las mujeres de rostro muy ovalado y/o alargado. Como explica Raúl González, "la raya en medio siempre ensancha los rasgos, por lo que se recomienda cuando las facciones son muy almendradas. Los rostros más redondos se ven más favorecidos con la raya en medio o con la ayuda de un ligero flequillo, que ayuda a compensar volúmenes".

Más sobre: