Rizos para señoritas

Conviviendo cada vez más con el liso, el rizo se impone en su versión más disciplinada y domada. Manteniendo el espíritu refinado del look lady, de esa elegancia heredera de la sofisticación de los años 50.

La clave de esta temporada pasa por la combinación del liso con el rizado y las ondas muy limpias, grandes y con mucho movimiento.

En casa
El pelo rizado tiende a deshidratarse con facilidad y encresparse. Por eso hay que mimarlo mucho, usando productos específicos para este tipo de cabello. Estos aportan la hidratación necesaria sin aportar peso excesivo a la melena. ¿Lo más importante? No olvidarse del uso del acondicionador y, regularmente, mascarillas, que el pelo rizado requiere para mantener el brillo. Por supuesto, lo mejor es dejarlo secar al aire o bien con difusor, siempre manteniendo el chorro de aire alejado del cabello.

En la peluquería:
Las nuevas permanentes, hechas con bigudíes grandes, pueden ayudar a conseguir estos rizos grandes. Pero si se quiere destacar la onda natural, lo mejor es secar el cabello bajo el calor de infrarrojos, sin secador, y después marcar algunos mechones con la tenacilla, trabajando especialmente las puntas.

El consejo del experto.
¿Cómo crear rizos cuando el pelo no los tiene por naturaleza? El peluquero-estilista Andy Uffels nos da la clave. Él recomienda aplicar un producto que potencie el rizo antes de trabajar el cabello con un cepillo grande y redondo. Una vez seco, se enrolla el cabello por mechones desde la mitad hasta las puntas con rulos o bigudíes calientes, y se rocía el cabello de nuevo con un spray fijador de rizos. Cuando se hayan enfriado del todo, se retiran los rulos y se sujeta el cabello tras las orejas con horquillas invisibles. Es importante no peinar el cabello: como mucho, se abren los rizos con los dedos.

Más sobre: